Uno de los puntos donde más se ve lo delicado que es un bebé es en la piel. Siempre tiene rojeces, venitas, irritaciones, y más si resulta que su piel es atópica. Repasemos todos los problemas habituales en la piel de los bebés y cómo cuidarla.

La piel del recién nacido

Según nacen es habitual que tengan venitas, rojeces que poco a poco se van quitando solas. Otro problema habitual de los lactantes es la costra láctea, se trata de unas escamas blancas que les salen en la coronilla y que no tienen más pega que la estética. De todas formas, en farmacias tienen cremas, geles y champús para mejorar su apariencia. Con los meses se irá quitando.

También es conveniente darles un masaje a los bebés con crema hidratante de PH equilibrado después del baño en todo el cuerpo. Les encanta notar el contacto físico de tus manos en su cuerpo, se ponen muy contentos. El baño durante sus primeras semanas de vida no tiene porqué hacerse todos los días. El agua les puede resecar la piel y los jabones a utilizar deben ser suaves. Cuando tengan unos dos meses sí que conviene bañarles antes de cenar todos los días, para ir cogiendo unas rutinas que les ayuden a conciliar el sueño nocturno.

Culito rojo

El cambio de pañales hay que hacerlo en cuanto detectamos “el pastel“, para evitar irritaciones en el culito. Aún así, es habitual que cuando les están saliendo los dientes, cuando tienen diarreas, etc. se les irrite más el culito. El PH de la caca cambia y les hace más pupa. Yo soy partidaria de darles cremita sólo cuando la necesiten, no en cada cambio de pañal. Lo importante es tener seca la zona, y el exceso de cremas a veces es perjudicial. Para mantener seca la zona, ya no se recomienda echar talco en polvo como hace años, ya que lo pueden inhalar, y por ello se ha creado el talco líquido.

Pero si la zona está irritada, les viene bien una bálsamo suavizante que les calme y que cree una barrera protectora resistente al agua, ya que evita que la caca les dañe la piel.

Las babas

Otro punto crítico de la piel del bebé es la zona de la boca cuando les están saliendo los dientes. Tanta baba les hace que se les ponga rojita la barbilla. También hay cremas que les alivian estas molestias.

Dermatitis atópica

En la piel se suelen manifestar muchas de las alergias del bebé, especialmente las alimentarias, por lo que hay que vigilar si aparecen sarpullidos, pruritos, etc. También es frecuente la aparición de dermatitis atópica, que suelen mejorar con los años. La dermatitis atópica es una enfermedad crónica de la piel que se manifiesta como eccema y cursa en brotes. Se presenta mayoritariamente en niños con predisposición genética, antecedentes personales, familiares con asma, rinitis y alergia alimentaria. Es una enfermedad bastante común que se suele manifestar durante los 6 primeros meses de vida. La guía de las alergias del bebé de Philips AVENT contiene mucha información útil al respecto.

Mi mundo Philips | Todo lo que deberías saber sobre las alergias alimentarias de los bebés